blog (3)
recuperaciones metálicas

El reciclaje después de una demolición: ¿Qué se puede reciclar y cómo hacerlo?

Todos hemos visto alguna vez una demolición que posteriormente se convertiría en una obra nueva. Lo que nos lleva a preguntarnos qué se puede reciclar en estos casos. Al igual que con el reciclaje del día a día, aquí también surgen dudas. Desde Recuperaciones Metálicas intentaremos despejar muchas de esas dudas.

Tras una demolición, también se recicla. 

La industria de la construcción está haciendo un gran aporte a la sostenibilidad ya que han comenzado una iniciativa en la que varios países establecen procesos para reciclar el hormigón. Esto comenzó a raíz de que se generan muchos residuos contaminantes y lo peor de todo, la cifra sigue aumentando: mil millones de toneladas de escombros solo en Europa.  Dado a la cantidad de residuos que se generan, la importancia de reciclar en la construcción es todavía mayor. Si bien es cierto, hay que seguir investigando el uso que se le puede dar de nuevo a estos materiales. Reutilizar este tipo de materiales es un forma muy positiva a la hora de reducir los vertederos de basura, así como los costes pagados por los impuestos y evitar que afecten a los suelos.  Reciclar este tipo de materiales, acarrea numerosas ventajas ya que genera nuevos puestos de trabajo y que al estar procesados estos residuos en el mismo lugar de la demolición, permite reducir el gasto en transporte. 

¿Y qué usos se le puede dar al hormigón reciclado?

Pues bien, la mezcla del hormigón necesita un 75% de agregados divididos en finos y gruesos y para obtenerlos del reciclaje solo habría que clasificar el material, triturarlo y pasarlo por el tamiz para separar los grandes y pequeños elementos para su mezcla. Es más, los agregados gruesos de la demolición tienen unas bases viales que les permite volver a construir estructuras, muros de contención y de gravedad.  Reciclando estos residuos, se aumenta el ciclo de vida útil de ellos dándoles utilidad para otros proyectos, pues el desecho retiene partículas contaminantes, plásticos, madera, yeso y mortero. Si mezcláramos todos estos elementos, obtendríamos una mezcla combinada capaz de crear otra mezcla ya homogénea y estable. 

Según la composición y el origen, los escombros los podemos clasificar de la siguiente manera: 

Tipo I: Agregados reciclados a partir de desechos mampostería. 

Tipo II: Añadidos desde los encombre de concreto. 

Tipo III: Agregados reciclados con añadidos naturales. 

El reciclaje después de una demolición es muy importante ya que aparte de ayudar al medioambiente, trae consigo numerosas ventajas. En Recuperaciones Metálicas consideramos que es muy importante llevar a cabo un reciclaje después de cada obra.   

Etiquetas:demolición, residuos

"Trackback" Enlace desde tu web.